domingo, 9 de mayo de 2010

343.- El Delfín azul

En las noches antes de acostarse, un niña se asomaba a la ventana y miraba al cielo...

-Amiga Luna, si encuentras en tu camino a mi príncipe, pon un beso en su rostro, háblale de mí.

Una noche se encontró en un bacón sobre el mar, un mar azul, con miles de chispas en sus aguas, reflejo de las estrellas en el cielo… y entre tanta belleza, vio moverse las aguas. Un delfín azul saltaba delante de ella… La luna le regalaba reflejos de plata en cada salto que daba.

-Hola princesa de los Delfines – le dijo.

-Hola Delfín azul, ¿quien eres?

-Soy el príncipe de tus sueños.

-Pero eres un Delfín…

-Un Delfín con corazón, y al que la Luna en susurros, me ha hablado te ti..

-Pero… no puede ser, soy humana, tu un pez...

-El amor todo lo puede, no tiene límites… ¿quieres venir conmigo? Quiero llevarte conmigo, solo tres días para que compruebes los milagros que se logran cuando se actúa de corazón, cuando se ama.

El Delfín Azul la llevó sobre su lomo, con delicadeza, a conocer los lugares donde él vivía, la sumergió en un mundo de fantasía donde no había lugar para tristezas, problemas ni miedos. La niña era muy feliz, había perdido todos sus miedos.

La niña y el Delfín Azul unieron sus vidas, la niña le abrazaba fuerte, se agarraba fuertemente a él por miedo a perderle en ese mundo tan diferente al suyo, pero que le gustaba y del que se estaba enamorando y en el que le gustaría quedarse…

Los tres días pasaron… Perlas saladas de sus ojos brotaban, y en cascada se fundían con el mar. Tres días de felicidad, tres días de amar...

-No quiero que te vayas, quiero mi vida junto a ti acabarla...

- Cada día al salir la Luna, vendré a tu encuentro y seremos dos seres en uno, te recordaré cuando mire la luna y vea en ella tus ojos color del mar... y desapareció zambulléndose en la oscuridad de la noche.

La niña despertó, serena, calmada, sobre su mesita, un hermoso Delfín Azul de cristal la miraba…

autora: Pepa, del blog Del-fina


7 comentarios:

bajoqueta dijo...

Me encanta el final, la tranquilidad que le da saber que volverá :)

Muchas gracias por el cuento Pepa :)

Marta dijo...

Un conte on pots deixar fluir la imaginació... Qui fos dofí!

Pilar dijo...

La imagen del delfín y la niña saltando olas es preciosa.
Felicidades, Pepa!

senga dijo...

...moltíssimes gràcies per aquest conte capaç d'expressar l'Amor incondicional...per què?...per què aquesta innocència viva en l'AMOR només en la creiem en situacions màgiques que de seguida podem tranquil·litzar-nos...-ah, era un somni...i els somnis es fan realitat amb la nostra voluntat de viure i estimar...Visca l'Amor de veritat i no pas l'egoisme humà disfressat d'amor...el puc regalar a la meva filla que avui fa 25 anys?

Dissortat dijo...

Las perlas saladas... Son muchas las que se desprenden de los ojos de los enamorados que pierden su amor.

Muy tierno

Pepa dijo...

Gracias por la publicación; gracias por los comentarios. No puede estar "en directo" cuando se publicó porque he sido abuela.. de dos preciosas niñas!!; asi que nada, además de la felicidad de ello, la felicidad de ver que el cuento os ha gustado.

Pienso que los sueños pueden convertirse en realidad.. si lo deseas, si los vives, al final la vida te ofrece su regalo.
Un saludo a tod@s

bajoqueta dijo...

Pepa, muchísimas felicidades! Y ahora hacer de abuela por partida doble! jajaja