miércoles, 8 de julio de 2009

38.- Islas de idealista

*
Un avión me transporta a un lejano aeropuerto, aterrizamos y me desplazo a la ciudad. El estrés, la confusión y la violencia parecen ser iguales en todos los sitios, tal vez con una pizca de ironía cambian. Me acerco al puerto en busca de un bote que me traslade hasta mi último destino.
Las olas golpean la embarcación, el sol comienza a ponerse tras una línea azulada, cruzamos la primera barrera natural de coral, la isla está cerca, me lanzo al agua y llego a nado.
La arena se engancha con diversión a mi cuerpo. Por fin el Sol se hunde en las profundidades de un inmenso oceano, apagándose. La superficie se ilumina con un suave dorado que describe un camino hasta mis pies.
Las estrellas van apareciendo como si fueran pequeñas luces que alguien enciende, quizás un celador que hace siglos que repite la misma tarea. La oscuridad lo envuelve todo. Diviso la luna, que ilumina tenuemente lo que me rodea. El silencio de la noche se ve perturbado por el sonido de las olas. Una fina brisa con aroma salado acaricia mi piel, y me estremece, pero no por el frío, sino por la capacidad de poder sentir tanto en tan poco tiempo. Arena, olas, brisa marina... cierro los ojos para poder capturar mejor esta sensación, la sensación de formar parte de algo tan bello e inmenso a la vez.
Una gran luz me despierta. El Sol se alza en el lugar en que la noche anterior dejé la luna contándome dulces historias de amor. Noto como la vida fluye dentro de mi, las venas están llenas de energía y el corazón late como el día que nací, con fuerza para descubrir que aguarda la vida.
El equipo de música deja de emitir sonido, reposo la fotografía de una magnífica playa de una isla abandonada, sobre la estantería, y con un suspiro llego a oler su brisa. Con una fotografía idealicé una realidad, un sentimiento, una sensación. Fué intenso mientras duró, en esa isla llena de ideales, de sueños, de tantas sensaciones complacientes que solo de imaginarla me llena de energía, y pienso que algún día dejaré de idealizarla para convertirla en realidad.
*
autor: bajoqueto
*

11 comentarios:

Assumpta dijo...

Hi ha moments en que sento l’autèntica necessitat de trobar calma i pau. Aquest anhel, que és tan fort, tots el representem a la nostra ment, als nostres somnis, d’una manera concreta, tu ho has fet amb una illa paradisíaca, relaxant,,, fa venir ganes d'anar-hi... Qui pogués ser-hi ara!!
Si la trobes, ens avisaràs? :-)

bajoqueta dijo...

Jo bajoqueto... jo no sé perquè no escrius més, a mi m'agraden molt les teues històries :)

Esta ja me la sé de memòria de les vegades que l'he llegit, ne vull una altra!

Carme dijo...

I qui no s'apuntaria a una illa així? Bajoqueto... vigila amb els teus contes, que quan hi arribis... te la trobaràs plena de blocaires! Molt bonic!

P-CFACSBC2V dijo...

Idealista o idealisla? :-)

Encara existeixen aquestes illes? Tant de bo que sí!

Estranger dijo...

És una bona activitat aquesta. Jo la practico amb petites dosis fent saltar de tant en tant la foto de l´escriptori del meu ordinador. Un conte suau, suau.Relaxant.

kweilan dijo...

Un conte ple de sensacions agradables. Un conte que fa somniar en paradisos llunyans.

Marta dijo...

Ple de sensacions i de màgia. Fugir. Ni que sigui per uns instants.

la Teresa dijo...

De vegades les coses més senzilles, com imaginar múltiples sensacions a partir d'una fotografia, són les més intenses... M'ha agradat molt.

Sílvia dijo...

Llegint aquest conte tan agradable m'agafen més ganes de fer vacances i de relaxarme del tot!
Bones sensacions!

Angle dijo...

Jo també vull aquesta illa, o al menys que la que tinc s'hi semblés una mica. Canvio un poc de pau i tranquilitat per el sorroll fins a altes hores de la nit, l'index de ctxes per habitant més alt del món, etc etc... un somni.

Molt bon relat, enhorabona

Anónimo dijo...

M'alegra que us hagi agradat, malgrat que no sóc massa donat a escriure.

Això sí, està fet amb el cor i amb sentiment.

Petones i abraçades.