martes, 20 de abril de 2010

324.- Seres desconocidos

A Lucía le costó algunos años entender que tanto el amor como la amistad se construían con el tiempo y que, por tanto, era imposible que nacieran así de repente, como lo pudiera hacer, por ejemplo, una flor. Por ello, finalmente se resignó a aceptar que los flechazos eran simples invenciones válidas para ambos casos y que, del mismo modo, tampoco existirían entonces, ni las almas gemelas, ni menos aún, eso de las medias naranjas.

Sin embargo, aquella tarde, todo cambió, sobre todo para Lucía, después de que un chico desconocido le salvará la vida en un cruce de carreteras.

autor: Daniel Sánchez, del blog: Microrelatos a peso

COMENTARIOS EN CASTELLANO, POR FAVOR!

4 comentarios:

garbi24 dijo...

Nunca hay que dar nada por impossible pues en qualquier momento la vida no sorprende con una ilusión

Dissortat dijo...

Hacer relaciones es una tarea larga y no sencilla. Estoy seguro que aunque la prota fuese salvada por aquella persona, necesitarían mucho tiempo para llegar a relacionarse.

Pilar dijo...

En los cruces nos vemos obligados a forzar la vista y...todo cambia.
buen microrelato, Dani.

bajoqueta dijo...

No sabemos qué pasará entre ellos dos, pero que alguna cosa ha surgido seguro.

Nos pasamos el tiempo cambiando de manera de pensar, y cualquier día, por alguna chorrada, volvemos a cambiar en lo que ya no creíamos.

Muchas gracias por el cuento Dani!