lunes, 21 de diciembre de 2009

204.- Cobijo

Nunca aprendiste y ya jamás aprenderás, es demasiado tarde. Te tiraste toda la noche -lo mismo que toda tu vida- huyendo y no te sirvió para nada. Buscaste con desespero un refugio y al final encontraste aquella cueva al pie de la montaña, detrás de todos los bosques posibles. Parecía confortable, creíste que allí estarías a salvo. Recubierto por un halo de terror pensaste que en aquella húmeda penumbra estarías mejor que bajo la luminosa realidad del cielo abierto. Y cuando al fin te tumbaste y el sueño vencía tu maltrecha conciencia, cuando aspirabas a adormecer tu existencia para zafarte de su peso, aparecieron ellos desde el fondo de la guarida. Te hicieron un favor al matarte, al librarte del dolor. Te ejecutaron sin ninguna piedad, con saña y afán de sangre. Quebraron tus huesos y los utilizaron para trinchar tu carne, lanzaron tus vísceras fuera para regocijo de las otras alimañas, las que residen lejos de tu mente. Ha sido un cruel asesinato vaticinado. Esto es lo que tiene vivir con tus miedos. Te acompañan allá donde quiera que vayas -no tienes cobijo posible- y si no los vences, te acaban matando.
.
autor: La marca amarilla, del blog El garaje hermético
.

11 comentarios:

Pilar dijo...

Sin duda, el miedo es un sentimiento negativo.
Pero hay medios para combatirlo. Tal vez si escuchamos bien y estamos atentos, lograremos llegar al fondo del miedo y desterrarlo.
Sobrecojedor...Tanto como estar en el filo de un abismo.

La Marca Amarilla dijo...

OH! Gracias por la publicación!!!

;)

Yo creo que lo importante es no huir ... Si se puede!

Un saludo!!!!

La Meva Perdició dijo...

Felicidades por el relato. Nunca sabes que encontrarás, si entras en casa ajena sín preguntar. :)

Elvira FR dijo...

Vaya un cuento de miedo o de como vencer al miedo ....pero que miedo he pasado!

Carme dijo...

Sí... és el que tenen les pors, poden acabar matant la vida. +

Un bon relat!

bajoqueta dijo...

Gracias a ti por el cuento :)

Pues sí, no podemos huir de nuestros miedos, nos acompañan siempre a dónde vamos por desgracia...

kweilan dijo...

Molt ben escrit. M'ha agradat!

senga dijo...

...i no serà l'orgull de lament el que està tot el dia fugint de nosaltres perquè té por de no ser la reina?...i no serà que aniriem millor si la ment humil i servicial estigués al servei de tot el que som?...

Marta dijo...

Terrible i certa metàfora!No podem fugir de la por i ens acaba matant.

Terrible y cierta metáfora. No podemos huir de los miedos y estos acaban matándonos.

Muy bien escrito!

La Marca Amarilla dijo...

Gracias por vuestros comentarios!!!

El relato incide en el miedo, sí. Pero también en la huida de los problemas, en la búsqueda de la confortable existencia nada comprometida, ese dejarse llevar ...
Al final, si no eres valiente, estás muerto!

Un saludo!!!
:)

Tonosepe dijo...

Me ha gustado que toques el tema, es un buen relato.
Pienso que del miedo también se aprende y se disfruta una vez superado.
Felicidades.